Mitos y verdades sobre las extensiones de cabello

Mitos y verdades sobre las extensiones de cabello

Uno de los complementos de pelo en tendencia son las extensiones, y no hay duda de ello. Cada vez son más las mujeres que se animan a comprar unas para poder lucir peinados diferentes a diario, ya que los postizos de pelo son los únicos que nos permiten lucir una melena con mucho más volumen o mucho más larga si tenemos el pelo fino o demasiado corto. No obstante, y pese a que se trata una moda en auge, circulan muchos mitos sobre el uso de extensiones, que son el motivo por el cual todavía hay quien no se atreve a comprarlas.

Que si el pelo se cae más fácilmente, que si se vuelve más quebradizo, que si estropea el cuero cabelludo, que si luego no te las puedes quitar… seguramente habrás oído más de una vez este tipo de afirmaciones, y es probable que te preguntes si son verdad, así que hoy te traigo toda la verdad sobre las extensiones, incluyendo los mitos que debes dejar de creer si tienes ganas de lucir una melena más impresionante pero te da reparo que pueda estropearte el pelo.

Mentiras sobre las extensiones de pelo

Empezamos con las mentiras que más habitualmente escuchamos sobre las extensiones, ya que, por algún motivo, hay quienes se han dedicado a demonizar estos complementos diciendo que no son recomendables bajo pretextos inventados. Empecemos:

Las extensiones hacen que se me caiga el pelo

Falso, evidentemente. Las extensiones no hacen que se te caiga el pelo, ya que no afectan a tu cuero cabelludo en absoluto. Si la gente cree esto no es porque las extensiones sean malas, sino porque no han sabido utilizarlas adecuadamente, ya que es verdad que, si te las colocas siempre en el mismo sitio o lo haces mal, puedes acabar dañándote el pelo y creando huecos sin cabello por haberse acostumbrado a llevar ahí el enganche. Infórmate de la mejor manera de ponértelas en casa y no tendrás problemas, pero no, las extensiones no hacen que se te caiga el pelo.

No se pueden mojar

¡Claro que se pueden mojar! Incluso puedes ducharte con ellas si no quieres quitártelas, si bien esto depende (de nuevo) del tipo de enganche que lleves. Pero si lo que te apetece es lucirlas en la playa o en la piscina, que no sea un problema, ya que te puedes bañar con ellas sin ningún tipo de problema, ya que ni se dañarán ni las perderás en el mar.

Con extensiones no puedo practicar deporte

Esta creencia viene a raíz de que el sudor puede hacer que se desprendan las extensiones, pero eso no tiene por qué ser así, especialmente y dependiendo del tipo de enganche que llevemos. Las extensiones no se estropean si sudas o haces ejercicio, pero, al igual que el pelo natural, es más recomendable recogérselo en una coleta para que no nos moleste, pero no con la idea de que, de lo contrario, se vayan a estropear.

Las extensiones me dañan el pelo

Hay que reconocer que, antes de encontrar métodos más cómodos para colocar las extensiones, sí era cierto que las extensiones podían dañar el cuero cabelludo. Al fin y al cabo, estas se tenían que adherir al cuero cabelludo mediante queratina caliente o incluso nudos, y eso sí podía dejar marca en nuestro pelo, pero hoy en día ese tipo de técnicas ya no se utilizan. Las extensiones más comunes son aquellas que puedes ponerte tú en casa sin problema, y funcionan con clips o cintas elásticas, por lo que no dañan en absoluto el pelo.

Verdades sobre las extensiones de pelo

Evidentemente son más los mitos que rodean estos complementos que no las verdades que se dicen de ellos, si bien es cierto que, dependiendo de nuestro tipo de pelo, hay que tener cuidado con las extensiones que utilizamos. Por ejemplo, si estamos sometiéndonos a algún tratamiento capilar que esté alterando nuestro cuero cabelludo, como quimioterapia o alguna loción para que nos crezca el cabello, no es recomendable que usemos extensiones. En esa misma línea, si nuestras raíces están dañadas, sea por el motivo que sea, no es recomendable que coloquemos nada en ellas.

Aun con todo, siempre es recomendable visitar a un profesional para que nos aconseje lo mejor posible en función de nuestras circunstancias, pero de lo que no cabe duda es de que, si quieres llevar extensiones, de lo último de lo que tienes que preocuparte es de que vaya a acabar con la salud de tu pelo natural en absoluto, solo tienes que llevarlas, lucir una melena de infarto, y si te cansas, quitártelas. ¡No hay nada más fácil!

Control de Privacidad